El Copyright de Cartas Pokémon

pokemon copyright propiedad intelectual cartas youtubers abogados especialistas

¿Existe un Copyright de Cartas Pokémon?

Los temas de Copyright infieren mucho en el mundo del merchandising y juegos de mesa relacionados con series y películas. Los juegos de cartas de Pokémon son un producto que se mantiene en el tiempo creciendo en jugadores y valor. Aunque la franquicia no las está produciendo, eso no significa que no les genere ingresos. Y es que tener los derechos de propiedad intelectual y el Copyright de las Cartas Pokémon hace que Pokémon Company International, Inc. sea titular exclusivo del producto que nadie puede reproducir o vender sin su autorización / licencia de venta / cesión de derechos.

En intelectualabogados.com analizamos la popularidad de las cartas de Pokémon y cómo su valor se ve potenciada por la importancia de su propiedad intelectual.

Su ausencia en el mercado convirtió al juego de cartas en un producto apetecido por los coleccionistas. Tanto que se han pagado grandes sumas de dinero por un  solo lote de cartas. Esto sucede porque al pasar los años, el producto adquiere más valor y su exposición puede garantizar al coleccionista / inversor más dinero del invertido inicialmente.

Copyright de Cartas Pokémon

Copyright de Cartas Pokémon: Un activo que se mantiene en el tiempo

La situación provocada por la pandemia del COVID19 propició que hobbies y aficiones como las cartas volvieran a popularizarse. Ya se sabe que volver a aficiones del pasado despierta a muchos la nostalgia por el pasado. Los millones de personas que conocieron a Pokémon como una serie de dibujos y colección de videojuegos, disfrutaron las series de TV y las películas, vistieron su ropa y jugaron sus cartas en algún momento. Por eso, tener nuevamente tiempo para reencontrarse con las aficiones y el tiempo libre ha trasladado a muchos junto a sus recuerdos por lo que fue una época dorada para Pikachu y los Pokémon.

Producto coleccionable: Cartas de Pokémon

Las cartas de Pokémon, por ser un producto de colección, han generado a sus creadores altas sumas de dinero. Por ser poseedores del Copyright de Cartas Pokémon toda acción comercial que se realice con ellas les genera ganancias importantes. Mientras más rara sea la carta mayor su precio.

Un ejemplo del valor y la popularidad que han llegado a tener las cartas de Pokémon, es el vídeo en el que El Rubius explica el valor de 295.000 $ de la carta de Charizard:

Que el mundo de los Pokémon sea conocido mundialmente implica que los fanáticos de este juego están dispersos por el mundo. Por lo tanto, hablamos de potenciales compradores y coleccionistas en cualquier país sin importar la distancia. De modo que las oportunidades de compra-venta están garantizadas. Hay seguidores que no se conforman con una carta: buscan obtener la caja, lo que se traduce en flujo de caja.

Hay que sumar al apetito de obtener estas cartas que es un juego divertido, para compartir y demostrar habilidad ante los contrincantes. Una tarde de cartas en familia o amigos es un momento para el disfrute y la distracción. Algo que ha convertido el tiempo libre y de aficiones en un bien aun más preciado de lo que era antes de la pandemia.

Cesión de derechos de propiedad intelectual de Pokémon por países

Algo que sin dudar es de beneficio para la franquicia Pokémon es el duplicado de sus productos en otros países. Por tener el Copyright de Cartas Pokémon, cada vez que esto sucede y sale a la venta, está ganando dinero sin mucho esfuerzo. Es decir, la desarrolladora cede los derechos de fabricación y distribución en otros países, con límites territoriales y temporales (algo propio de los contratos de licencia en la cesión de derechos de propiedad intelectual).

Pokémon es la franquicia que más dinero ha recaudado en la historia

En España, en diciembre de 1999 la serie de anime volvía a Telecinco, con la emisión justo antes de una cuña publicitaria de varios segundos donde se animaba al os niños a ver la serie en cuestión acompañados con un adulto. La serie se estrenaba en España con un éxito mundial. El fenómeno triunfaba escasos 3 años después de su lanzamiento en Japón en 1996.

Una herencia de Propiedad intelectual que nació en 1996

En estos años fue cuando se lanzaron en Japón los videojuegos ‘Pokémon Rojo y Verde, una saga que tenía todos los elementos para triunfar: llegaba a la consola portátil de moda -Game Boy-; era un RPG -de rol, muy de moda en la época-; contaba con personajes carismáticos con historia de superación -ideal para captar a pequeños y jóvenes-, y, sobre todo, los coprotagonistas eran personajes monos coleccionables (en este caso, ‘cazables’), ideales para que los animalitos en cuestión traspasasen del videojuego al cómic, el anime, a los peluches, a las cartas coleccionables… y a casi cualquier objeto de merchandising que se pueda imagina. Y eso fue justo lo que pasó.

El creador de la franquicia, Satoshi Tajiri, no hizo nada más que plasmar un mundo de criaturas en su primera tanda de videojuegos. Capturó su mayor afición de niño: recolectar insectos y pequeños animales. Unos años más tarde, estos bichos reales se convirtieron en monstruos de bolsillo («monstruos de bolsillo», de ahí el nombre «poke-mon»), que se pueden atrapar con bolas especiales y participar en batallas. El éxito del primer videojuego llevó a la producción de una serie animada, y ya en 1998, se lanzó el primer juego de «Game Boy» fuera de Japón: «Pokémon Red and Blue».

Otros quisieran tener el nivel de aceptación y de ganancias que producen las cartas de Pokémon. La película, la ropa e incluso los videojuegos que han calado en el público, no han producido el dinero que este peculiar juego ha logrado.

Un juego de colección de cartas para cualquier edad

Dado que esta franquicia es un fenómeno que revolucionó el mundo del entretenimiento y abrió las puertas de este mercado a Japón, los inversionistas asiáticos acompañaron los tradicionales videos con un juego de cartas que posteriormente se hizo coleccionable.

Por 1996 salió el primer juego de cartas inspiradas en dos juegos de video: el Pokémon rojo y el Pokémon azul. Su éxito en suelo japonés lo impulsó a cruzar océano y establecerse en Europa y Estados Unidos, sitios en donde la aceptación de la propuesta fue automática.

Desde hace 25 años se sigue comercializando y su expansión a otros continentes no ha parado. Con el Copyright de Cartas Pokémon, como respaldo, la compañía ha renovado juegos y consolidado sus ganancias.

Por ser interactivo, divertido, en donde cada jugador debe mostrar habilidad en las jugada, las aceptación de este juego en la familia no se hizo esperar. Las normas de los divertidos combates también influyeron  para que sentados frente a frente cada jugador analizara la mejor forma de salir victorioso.

En la partida cada jugador debe transformarse en un entrenador Pokémon. Debe seleccionar de forma libre, unas 60 cartas para hacerle frente a los demás.

Copyright de Cartas Pokémon

Aspectos relevantes del juego de Cartas Pokémon

Sentados frente a frente, deben distribuir el tablero de juego y contar con cinco espacios, a saber:

  1. Zona del Pokémon activo: se encuentra en el centro del campo. Allí el jugador coloca la carta del Pokémon que saldrá a la batalla.
  2. Banca. Esta se sitúa debajo del Pokémon activo que cada jugador debe tener listo. Allí se pueden colocar no más de 5 cartas adicionales, listas para entrar al combate.
  3. Baraja: Del lado derecho de la banca los jugadores deben dejar su carta.
  4. Grupo de cartas jugadas: al lado de la baraja cada jugador, tiene un espacio en donde debe colocar las cartas que ya no estén en juego.
  5. Grupo de premios: Las cartas de premios el jugador las tiene que colocar en la parte izquierda del tablero.
  6. Grupo de cartas eliminadas: En la parte izquierda el jugador debe colocar las cartas que están fuera de juego.

El juego finaliza cuando el entrenador/jugador rival se queda sin Pokémon para usar en el combate o si pierde sus seis Pokémon y el contrario lo deja sin premios.

Pokémon un fenómeno económico a pesar de la pandemia

La presencia del Covid-19 y las condiciones de bioseguridad para evitar su expansión obligaron a muchas familias a mantenerse en sus casas. Para la economía mundial estas medidas han representado grandes pérdidas.

Esto al parecer no aplica para la creadora del ratoncito amarillo que a pesar de las restricciones y la caída de la economía ha tenido ingresos altos, en donde muchas de sus cartas se han valorizado casi un mil por ciento.

Al contar con el Copyright de Cartas Pokémon todo ese movimiento de dinero se transforma en ganancias que no dejan de sorprender a los expertos en materia económica.

La fiebre de Pokémon sigue muy activa

Pokémon se ha extendido y los productos o videojuegos se han duplicado y se han convertido en los más vendidos del sector. Empezaron a aparecer alternativas legendarias («pinball», «trading card», «Stadium»…), pero lo que triunfó sin precedentes en las tiendas de todo el mundo fue la aparición de Pokémon «oro» y «plata», representando una generación de títulos (1999 En Japón en 2001, en Europa en 2001); «Rubí» y «Zafiro» (en Japón en 2002, en Europa un año después) generaron el éxito de Nintendo DS, «Diamante» y «Perla» siguieron la serie de éxitos…

En general, todo lo que saca Pokémon, debido a su altísimo estándar de calidad (evidente) se convierte en éxito. Saber impactar en el público de todas las edades y cautivarlos es un reto que muy pocos han logrado.

Al mismo tiempo, los creadores japoneses hicieron todo lo posible por copiar la fórmula. Han llegado las series Digimon, Medabots, Monster Rancher, etc. Hay que resaltar de todo esa entrada de divisas responde a la empatía de los productos Pokémon con la gente. Desde los videojuegos, las cartas y todo lo que la franquicia ha puesto en el mercado ha calado muy fuerte en el consumidor medio. El éxito es claro cuando se hace de la mano y afición de los consumidores en todo el mundo.

Por eso, los juegos de cartas de Pokémon y su valor en propiedad intelectual, son una muestra de lo innovadora y proteccionista que debe ser una compañía con sus derechos de propiedad intelectual, sobre todo si se destina y vende sus productos o servicios en la industria del ocio y entretenimiento.

Sin duda, analizar el fenómeno y el éxito de Pokémon es algo que da para mucho y estamos seguros de que seguirá dejando huellas en las generaciones futuras, que heredan un legado de entretenimiento, retos y mucha distracción. Ejemplo de cómo monetizar la industria del cómic a niveles estratosféricos.

Enlaces de referencia:

®

En Intelectual Abogados trabajamos con espíritu innovador y pionero. Nos identificamos con la exigencia y esfuerzo con los que nos comprometemos con nuestros clientes. Puede contactar con nosotros a través del siguiente formulario de contacto:

Contactar con Intelectual Abogados:

Leer Política de Privacidad antes de aceptar*
5/5 - (13 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.