Derecho Sanitario

Negligencia médica en anestesia

Negligencia médica en anestesia

Negligencia médica en anestesia

La anestesia es un acto médico controlado en el que se utilizan fármacos para bloquear la sensibilidad táctil y dolorosa de un paciente, bien en todo o en parte de su cuerpo, bien con o sin compromiso de conciencia.

Existen diferentes tipos de anestesia en función de la intervención a realizar:

  • Anestesia General. Implica la pérdida de conciencia de forma reversible.  El paciente no puede respirar por sí mismo por lo que una máquina le inyecta el aire.
  • Anestesia locorregional. Incluye técnica epidural, raquídea y troncular. Elimina la sensibilidad de una región y/o de uno o varios miembros del cuerpo. No todos los procedimientos quirúrgicos la admiten. No implica pérdida de conciencia.
  • Anestesia local. Únicamente elimina la sensibilidad de una pequeña zona del cuerpo. Generalmente es usada en el ámbito de la odontología.

El consentimiento informado para la anestesia

Previo a proceder a su aplicación, el anestesiólogo debe hacer firmar al paciente un consentimiento informado en el que se detalle minuciosamente los riesgos anestésicos potenciales. La información es un acto que debe hacerse efectivo con tiempo y dedicación suficiente, siempre y cuando las circunstancias lo permitan, que debe permitir al paciente conocer las consecuencias que pueden derivarse de la intervención según su particular estado y, en su vista, rechazar o retrasar una determinada intervención por razón de sus riesgos.

El anestesiólogo debe acompañar a la historia clínica del paciente, además del consentimiento informado firmado por ambos, un informe en el que conste el procedimiento seguido durante la aplicación y duración de la anestesia, en el que debe contenerse:

  • El examen preoperatorio.
  • La hora de inicio y fin de la anestesia.
  • La medicación que compone la anestesia y la dosis de la misma.
  • Características de la ventilación mecánica.
  • Gráfica de constantes del paciente.
  • Incidencias durante la intervención, en caso de que las hubiera.
  • Estado del paciente al inicio y fin de la anestesia.

Negligencia en anestesia

Ejemplos de negligencia médica en anestesia

Son diversas las circunstancias que pueden dar lugar a negligencia médica derivada de anestesia. Las principales razones por las que puede haber lugar negligencia médica por anestesia son las siguientes:

  • Anestesia mal suministrada.
  • Aplicación de la anestesia de forma incorrecta.
  • Suministrar más dosis de la recomendada.
  • Anestesia compuesta por medicamentos a los que el paciente tiene alergia.

También podemos hablar de negligencia médica en anestesia cuando hay una ausencia de consentimiento informado o cuando las lesiones sufridas no están contempladas en el consentimiento informado por tener el mismo un carácter genérico. Por lo tanto, hay situaciones en las que no hay una incorrecta aplicación de la anestesia ni de la dosis recomendada por parte del anestesiólogo, sin embargo, éste no proporciona la información de forma correcta al paciente sobre los riesgos de la anestesia. Así, también se incurre en mala praxis por parte del médico.

Otro hecho que no puede pasar desapercibido es la ausencia del anestesista en quirófano en el momento de la intervención, lo cual supone no poder actuar a tiempo si se produce algún contratiempo.

Los expuestos solo son determinados ejemplos y situaciones que pueden dar lugar a negligencia médica por anestesia. No obstante, en todo caso, cada asunto debe estudiarse al detalle para poder determinar si realmente hay una conexión (llamada nexo de causalidad) entre la anestesia, o el acto de información de anestesia, y la lesión sufrida por el paciente.

Cómo actuar en caso de negligencia médica por anestesia

En términos generales, las pautas a seguir  son las siguientes:

  1. Solicitar el historial clínico completo. En el caso de que la clínica o el hospital deniegue la entrega completa del historial clínico, o consideremos que el mismo no es completo, el abogado puede dirigir un escrito al Juzgado mediante el cual se exige a la clínica la aportación del mismo.
  2. Estudio de la documentación. En ocasiones, además de la intervención del abogado, la documentación también tiene que ser estudiada por parte de un perito médico especialista.
  3. Demanda judicial por indemnización de daños y perjuicios. Si se confirma la existencia de negligencia médica, el abogado especialista en Derecho Sanitario interpondrá demanda judicial junto con el informe del perito médico reclamando indemnización por los daños y perjuicios sufridos.
    En ocasiones, con anterioridad a la demanda judicial se trata de llegar a un acuerdo extrajudicial y, en caso de que el mismo no sea exitoso, la última vía es la interposición de demanda judicial.

Si usted se ha sometido a una operación que le ha producido unas lesiones o efectos secundarios y considera que pueden derivar de la anestesia, póngase en contacto con un abogado especialista en derecho sanitario.

Desde Intelectual Abogados® podemos estudiar su asunto y ayudarle a reclamar la indemnización por daños y perjuicios que corresponda.

 


Gracias por leer, ayúdanos a mejorar con tu valoración y review en Google ➤ haciendo clic aquí ★★★★★


¿Ha encontrado lo que busca? En Intelectual Abogados ® somos un equipo de Abogados y Profesionales Especialistas. Puede ponerse en contacto directamente con nuestro despacho a través del formulario de contacto que verá en el margen o a continuación.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.