Competencia Desleal

Qué son Actos de Competencia Desleal

Qué son Actos de Competencia Desleal según el artículo 2 LCD

Artículo 2 de la Ley de Competencia Desleal: » 1. Los comportamientos previstos en esta Ley tendrán la consideración de actos de competencia desleal siempre que se realicen en el mercado y con fines concurrenciales. 2. Se presume la finalidad concurrencial del acto cuando, por las circunstancias en que se realice, se revele objetivamente idóneo para promover o asegurar la difusión en el mercado de las prestaciones propias o de un tercero. 3. La Ley será de aplicación a cualesquiera actos de competencia desleal, realizados antes, durante o después de una operación comercial o contrato, independientemente de que éste llegue a celebrarse o no.»

Para que el acto pueda ser considerado de competencia desleal es necesario que:

– Que exista un comportamiento realizado en el mercado.

Tanto puede ser una conducta positiva como omisiva. Además, la conducta puede tener un carácter esporádico, que no forme parte de un proceso de producción. Hay que tener en cuenta que el ámbito de aplicación de la Ley de Competencia Desleal se extiende a todas las actividades económicas que se desarrollan en el mercado entendidas en sentido amplio.

La Ley de Competencia Desleal es de aplicación a cualesquiera actos de competencia desleal, realizados antes, durante o después de una operación comercial o contrato, independientemente de que éste llegue a celebrarse o no». Es decir, que los actos para-contractuales también pueden ser desleales. No solamente los actos de ejecución o cumplimiento.

– Que se el comportamiento se realice en el mercado, esto es, en el espacio institucional en el que confluye la oferta y la demanda.

Ello implica que el acto tenga trascendencia externa. Por ello, no afectan al mercado los actos puramente internos del sujeto (así, informaciones a los propios empleados). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esta exigencia no es aplicable a la revelación de secretos – art. 13.3 Ley de Competencia Desleal: la persecución de las violaciones de secretos contemplados en los apartados anteriores no precisa la concurrencia de los requisitos establecidos en el art. 2. Se exige el ánimo de obtener un provecho, propio o de un tercero, o de perjudicar al titular del secreto.

– La existencia de finalidad concurrencial.

No se define este requisito pero en el párrafo segundo del art. 2 se presume su existencia «cuando, por las circunstancias en que se realice, se revele objetivamente idóneo para promover o asegurar la difusión en el mercado de las prestaciones propias o de un tercero.» Es una presunción iuris tantum, que admite prueba en contrario.

La finalidad concurrencial es casi inherente a la conducta en el mercado, de modo que será excepcional un acto de mercado sin finalidad concurrencial. La finalidad concurrencial es el propósito de promover o asegurar la difusión de la actividad económica propia o ajena. No significa «ir juntos» o «colaborar juntos», sino todo lo contrario. Es una exigencia que es necesaria porque sino cualquier acto realizado en el mercado sería un acto de competencia y por tanto sometido a la Ley de Competencia Desleal. La función de la presunción es que al ser una conducta de mercado idónea para promover o asegurar la difusión de la actividad económica propia o ajena, corresponderá al demandado la carga de la prueba de que no hay finalidad concurrencial.

®

En Intelectual Abogados trabajamos con espíritu innovador y pionero. Nos identificamos con la exigencia y esfuerzo con los que nos comprometemos con nuestros clientes. Puede contactar con nosotros a través del siguiente formulario de contacto:

Contactar con Intelectual Abogados:

Leer PolĂ­tica de Privacidad antes de aceptar*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cĂłmo se procesan los datos de tus comentarios.