Competencia Desleal

Qué es Violación de Secretos en Competencia Desleal

Qué es la violación de secretos en la Competencia Desleal

Según el Art. 13-1 «Se considera desleal la divulgación o explotación, sin autorización de su titular, de secretos industriales o de cualquier otra especie de secretos empresariales a los que se haya tenido acceso legítimamente, pero con deber de reserva, o ilegítimamente, a consecuencia de alguna de las conductas permitidas en el apartado siguiente o en el artículo 14.

Por lo tanto, la deslealtad no es tanto la adquisición de datos secretos de una empresa, sino el uso que se haga de ellos. Es decir, con contravención de la buena fe del mercado concurrente, ponderándose en atención al estándar o patrón de comportamiento exigible en el mercado; u obteniendo logros no por el esfuerzo propio, sino por la apropiación del esfuerzo ajeno.

Por ello, la competencia desleal precisa para su declaración de un comportamiento explícitamente tipificado en la ley que la regula y que, en relación con el secreto empresarial, se identifica con los elementos objetivos y subjetivos recogidos en los arts. 13 y 14.

Los requisitos para incardinar la conducta en el artículo 13 de la Ley de Competencia Desleal son:

  • Que exista secreto empresarial: es aplicable aquí lo expuesto sobre secreto empresarial y KNOW-HOW.
  • Que posea un valor competitivo: es la ventaja de que goza la empresa que conoce y aplica la información secreta frente a las empresas que carecen de ella.

– Tomar medidas para mantener el secreto: debemos entender aquellas que sean apropiadas y razonables para evitar la divulgación de la información tanto para el exterior -impidiéndolo para terceros- como para el interior – que únicamente puedan acceder a la información los empleados y colaboradores que por sus funciones en la organización empresarial deban conocerla o manejarla-.

La tipificación de la violación de secretos entre los actos de competencia desleal no ha establecido una protección de los secretos empresariales que permita a su titular excluir a cualquier tercero de todo contacto con ellos, sino solo un mecanismo para reprimir determinadas conductas – en particular, la adquisición, divulgación y explotación de secretos empresariales- que no son concurrencialmente reprochables por sí mismas, sino por las circunstancias en que tienen lugar.

Hay que tener claros los conceptos clave para estos actos de Competencia Desleal:

Divulgación:

Toda comunicación hecha por cualquier medio que permita su ulterior utilización. La divulgación puede producirse mediante una revelación o comunicación activa o pasiva (facilitación al tercero del acceso al secreto empresarial, de modo que pueda tener conocimiento por si).

– Explotación:

La utilización de la información secreta que sea idónea para aprovecharla con cualquier finalidad y de cualquier modo. No es necesario que se produzca la divulgación del secreto, ni la pérdida de valor del mismo, ni siquiera que se utilicen los productos obtenidos con aquél.

– Adquisición:

La adquisición de secreto tiene efecto tanto con la toma de conocimiento directo de la información que constituye su objeto, como mediante el apoderamiento de los documentos, registros, cintas, o cualquier otro soporte que pueda contener esta información, así como con la reproducción o copia de estos soportes.

Para que tales actividades sean constitutivas de deslealtad deben concurrir unas circunstancias, una de carácter general, cual es la finalidad que se realiza la acción relevante, y otras particulares, específicas de cada una de estas conductas.

Violación de Secretos como Competencia Desleal

– La finalidad de la divulgación, explotación adquisición:

Para que cualquiera de las conductas típicas pueda ser considerada desleal no es preciso que se realice en el mercado y con fines concurrenciales (2 LCD). Este requisito general ha sido sustituido por la exigencia de que el sujeto agente actúe con el fin de obtener un provecho propio o de un tercero o de perjudicar al titular del secreto ( art. 13.3 LCD ). Basta con la intención sin que sea exigible también la efectiva culminación del propósito.

– Circunstancias determinantes de la deslealtad de la divulgación y explotación:

La divulgación y explotación de un secreto empresarial ajeno es desleal bien si se ha tenido conocimiento del mismo de un modo legítimo pero con deber de reserva y dicha divulgación o explotación se efectúan sin autorización de su titular, bien si se ha tenido conocimiento del mismo de un modo ilegítimo.

Se tiene un conocimiento legítimo del secreto cuando la información se obtiene en el marco de su actividad laboral tanto porque le es comunicada a fin de que desempeñe su función. El deber de secreto en relación con los secretos empresariales conocidos en tales circunstancias puede tener naturaleza legal o estrictamente convencional (es decir, impuesta por contrato).

Asimismo, es desleal la apropiación de secretos mediante la inducción a la infracción de deberes contractuales básicos, como sin duda es en todos los casos el deber de secreto, mediante inducción a la terminación irregular de un contrato o mediante el aprovechamiento de una infracción contractual no inducida ( art. 14 LCD ), conducta también alegada por la actora.


Gracias por leer, ayúdanos a mejorar con tu comentario y valoración (haciendo clic) aquí ★★★★★


¿Ha encontrado lo que busca? En Intelectual Abogados ® somos un equipo de Abogados y Profesionales Especialistas. Puede ponerse en contacto directamente con nuestro despacho a través del formulario de contacto que verá en el margen o a continuación.

Summary
User Rating
5 based on 1 votes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.