? Cesión y Licencia de Patentes y Modelos de Utilidad

Cesión y Licencia de Patentes y Modelos de Utilidad

Resumen

Los contratos que tienen por objeto patentes o modelos de utilidad deberán constar por escrito para que sean válidos. Como en el caso de las marcas, si no se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, sólo surtirán efectos entre las partes; para que surtan efecto ante terceros deberán inscribirse en la citada Oficina (y por consiguiente formalizarse en escritura pública).

¿Cómo puede ser la Cesión de Patentes y Modelos de Utilidad?

El que cede la patente o el modelo de utilidad, salvo que se disponga otra cosa, debe poner a disposición del cesionario todos los conocimientos técnicos necesarios para que la invención pueda explotarse adecuadamente. Asimismo, responde por la validez de la patente.

Por su parte, el cesionario debe evitar que dichos conocimientos se divulguen. Tanto el que cede como el cesionario responderán solidariamente de las indemnizaciones por los daños causados a terceras personas por defectos de las invenciones.

No se puede ceder sólo una parte de las patentes, es decir, una parte de las reivindicaciones de la patente, sino que se han de ceder la totalidad de las mismas. Tampoco se pueden ceder o gravar sólo determinadas facultades, como la fabricación, sin ceder o gravar a la vez la patente entendida como un conjunto indivisible de derechos.

¿Cómo puede ser la Licencia de Patentes y Modelos de Utilidad?

Licencias contractuales:

Pueden ser objeto de licencia, o sólo la patente o el modelo de utilidad, sino también la solicitud de los mismos. Existe libertad contractual, pudiendo las partes pactar el contenido y el alcance de la licencia. La licencia contractual, salvo que en el contrato se establezca lo contrario, no podrá ser cedida a terceros, ni concederse sublicencias.

¿Cómo puede ser la Licencia contractual?

  • Limitada o ilimitada, según se otorgue para todo el territorio nacional o sólo para una parte
  • Exclusiva o no exclusiva: si es exclusiva, el titular de la licencia no podrá otorgar otras licencias y sólo podrá explotar la invención si en el contrato se hubiera reservado expresamente ese derecho
  • Para un periodo de tiempo limitado o ilimitado: puede otorgarse para un periodo de tiempo limitado o no estipularse en el contrato el periodo de tiempo y ser éste ilimitado

En el caso de que en el contrato no se diga nada, se entiende que la licencia es ilimitada y no exclusiva, es decir que el titular de una licencia podrá conceder licencias a otras personas y explotar por sí mismo la invención.

Salvo que se pacte lo contrario, se está obligado a poner a disposición del licenciatario los conocimientos técnicos que posea y que resulten necesarios para una adecuada explotación de la invención, debiendo el licenciatario a quien se transmiten dichos conocimientos secretos adoptar las medidas necesarias para evitar su divulgación. Así, la licencia de patente comprenderá también el know-how necesario para su explotación.

El cedente de una licencia responderá, salvo pacto en contrario, si posteriormente se declara que carecía de la titularidad de la patente o de las facultades necesarias para la realización del negocio.

Quien otorgue una licencia sobre la solicitud de patente o una patente ya concedida responderá solidariamente con el licenciatario de las indemnizaciones a que hubiere lugar como consecuencia de los daños y perjuicios ocasionados a terceras personas por defectos inherentes a la invención objeto de la solicitud o de la patente.

El licenciatario, a no ser que tenga una licencia exclusiva y en el contrato se establezca otra cosa, no podrá ejercer en su propio nombre las acciones que se reconocen al titular de la patente frente a los terceros que infrinjan su derecho.

No obstante lo anterior, el licenciatario que no esté legitimado para ejercitar las acciones por violación de la patente podrá requerir notarialmente al titular de la patente para que entable la acción judicial correspondiente. Si el titular no lo hiciera en un plazo de tres meses, el licenciatario podrá ejercitarla en su propio nombre.

Hay que recordar que las patentes caducan a los veinte años y que transcurrido este periodo lo patentado es de dominio público y se puede utilizar sin coste alguno, por lo que al negociar el contrato habrá que tener en cuenta este dato.

Licencias de pleno derecho:

El titular de la patente podrá hacer un ofrecimiento público de licencias de pleno derecho, por escrito, presentando ante la Oficina Española de Patentes y Marcas, beneficiándose de una reducción del 50% del importe de las tasas anuales que ha de pagar para mantener en vigor la patente.

Cualquier interesado podrá obtener la licencia remitiendo un escrito a la Oficina Española de Patentes y Marcas, indicando la utilización que va a hacer de la invención.

Licencias obligatorias:

El titular de la patente está obligado a explotar industrial y comercialmente la invención, por sí o por persona autorizada por él, en el plazo máximo de tres años desde la publicación de la concesión en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial. Si no la explota, cualquier persona interesada podrá obtener la licencia obligatoria para explotar la invención patentada.

Las licencias obligatorias son otorgadas por la Oficina Española de Patentes y Marcas y es esta oficina la que fija las condiciones de la licencia otorgada (el ámbito de la licencia, el precio, la duración, etc).


¿Ha encontrado lo que busca? Le invitamos a entrar en el menú (arriba y lateral/inferior) y ver más información sobre la materia de su interés. Es un placer haber tenido su atención y que decida trabajar con una marca de servicios tecnológicos y de propiedad intelectual-industrial como es Intelectual Abogados ®.

Summary
User Rating
5 based on 1 votes